Trends | Zoom | Dismorfia | Videollamadas

Dismorfia de Zoom: ¿De qué se trata?

El uso excesivo de la plataforma de videollamadas Zoom puede traer consecuencias negativas en los internautas.

Un nuevo término es asociado con las consecuencias del uso excesivo de Zoom, la popular plataforma de videollamadas: la Dismorfia de Zoom.

Embed

La llegada de la pandemia del coronavirus en el 2020 y los confinamientos posteriores alrededor del mundo hicieron que la virtualidad se consolidara en nuestro día a día. Esto dio tremendo crecimiento de aplicaciones como Zoom.

A fin de mantener el distanciamiento social y disminuir la circulación del coronavirus, adecuamos nuestra cotidianidad al trabajo, estudio y las reuniones a distancia. Zoom ha jugado un rol fundamental en este aspecto, tanto en la Argentina como en todo el mundo.

Ese auge, sin embargo, ha revelado una gran cantidad de consecuencias en los usuarios de Zoom. Una de ellas es la llamada Dismorfia de Zoom, relacionada con la ansiedad que pueden producir las reuniones en la plataforma por miedo a que los demás vean sus defectos. Son imperfecciones que pueden ser mínimas o imaginarias.

La Dismorfia de Zoom es un trastorno dismórfico corporal. Consiste en la presencia de defectos autopercibidos que ocupan la mente de la persona mientras se encuentra en videollamadas de Zoom.

Este trastorno se refiere a un tipo de Trastorno Dismórfico Corporal conocido como dismorfia facial. Las personas que sufren esto se enfocan en la disconformidad con su nariz, piel, dientes, orejas y otros aspectos de su rostro. También evitan las interacciones sociales.

¿Cuáles son las señales que indican que estás sufriendo de la Dismorfia de Zoom?

  • Preocuparte frecuentemente por un defecto percibido en la apariencia que los demás no pueden ver o que parece poco importante.
  • Creer que tienes un defecto que te hace deforme.
  • Intentar ocultar estos supuestos defectos percibidos con el estilo, el maquillaje o la ropa.
  • Comparar constantemente tu apariencia con la de los demás.
  • Tener tendencias perfeccionistas con tu rostro.
  • Evitar situaciones sociales, incluso las mismas videollamadas de Zoom.

Dejá tu comentario