Deportes | Yahel Castillo | Juan Celaya | Tokio

Polémico gesto de Yahel Castillo en Tokio 2020

Yahel Castillo se negó a conversar con la prensa y dejó solo a su compañero Juan Celaya luego que ambos perdieran la medalla de bronce, que ganó Alemania

La imagen de Yahel Castillo ha quedado gravemente deteriorada tras su desagradable actitud al perder la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Con extrema altanería, Castillo rechazó dar declaraciones de prensa y se retiró visiblemente enojado del lugar, luego que la competencia finalizara.

La dupla mexicana de Juan Celaya y Yahel Castillo había actuado con empeño durante las seis rondas en las que tuvieron que salir del penúltimo lugar para alcanzar los primeros tres lugares. Era su oportunidad de sumar una medalla. Los clavados, sin embargo, son un deporte de apreciación y los jueces no dejaron escapar ningún mínimo error de los latinoamericanos. En la última ronda los mexicanos eran los terceros y, en el último salto, Alemania les sacó la medalla de bronce.

A pesar de que fue el propio Yahel Castillo el principal responsable de que a la dupla se le escapara la medalla de bronce, según los variados criterios de quienes presenciaron la competencia, el clavadista ni siquiera se dignó a conversar con los medios de comunicación presentes, cuando éstos trataron de entrevistarlo para conversar sobre los resultados de la contienda.

Para reafirmar su mala actitud, dejó solo a su compañero de equipo Juan Celaya, que era un debutante para que rindiera las declaraciones del caso, lo que molestó también muchísimo a Celaya, pues lo lógico es que ambos, como miembros de la dupla, hubiesen atendido las preguntas y comentarios que los periodistas esperaban de ellos como delegación que representa a México en los juegos.

Se supo que hasta el propio el jefe de prensa del Centro Acuático de Tokio lo fue a buscar para exigirle que diera declaraciones a los medios de comunicación presentes, pues éstos también tienen derechos de ser escuchados y atendidos, pero a Yahel Castillo le importaron muy poco los argumentos del funcionario y se negó definitivamente a pronunciar una sola palabra.

Dejá tu comentario