Deportes | Tokio 2020 | Atleta | Tokio

Atleta de Tokio 2020 pudo evitar vuelo forzado a Bielorrusia

Una atleta bielorrusa recibió asilo en Polonia tras denunciar que trataban de enviarla a Minsk a la fuerza en plenos juegos de Tokio 2020

Kristsina Tsimanuskaia, atleta de 24 años que compite en Tokio 2020, ha denunciado haber recibido amenazas del comité bielorruso y teme sufrir represalias si vuelve a su país, por lo cual le ha sido otorgado un visado humanitario para trasladarse a Varsovia.

De hecho, a un año de la terrible represión que sufrieran los bielorrusos por el período de protestas contra el régimen totalitario de Aleksandr Lukashenko, las tensiones políticas de ese país han alcanzado a los juegos olímpicos en Tokio, cuando intentaron enviar a la atleta a la fuerza a Minsk el pasado domingo, tras criticar al Comité Olímpico de Bielorrusia (COB), cuyo presidente es Víktor Lukashenko, hijo del presidente de Bielorrusia.

Por tal motivo, el gobierno de Varsovia ha dado un visado humanitario para que la deportista, que dice haber recibido amenazas y teme represalias si vuelve a su país, pueda viajar a Polonia, donde se ha exiliado buena parte de la oposición bielorrusa.

La deportista había declarado que le parecía una “mala práctica” que los responsables olímpicos de su país la hubieran inscrito en la prueba de relevos de 400 metros para la que la atleta no había entrenado, ante la ausencia de otras corredoras debido a que no habían completado los controles de dopaje necesarios.

Embed

Esta crítica ocasionó que miembros del cuerpo técnico del equipo de atletismo bielorruso se presentaran en su habitación en la Villa Olímpica a las cinco de la mañana del domingo, le ordenaran hacer las maletas y la llevaran a la fuerza al aeropuerto de Haneda, en Tokio, acompañada de dos de sus representantes. Allí intentaron que subiera a un avión de vuelta a su país, pero ella se negó y alertó a la policía japonesa, que la protegió.

“No regresaré a Bielorrusia”, declaró la atleta vía Telegram y, al mismo tiempo, pidió asilo político en el país que quisiera acogerla. Tsimanuskaia dijo que temía por su seguridad si volvía a casa. “Me están presionando. Están tratando de sacarme del país sin mi consentimiento”, alertó la atleta. “Pido ayuda al COI”, reclamó.

Afortunadamente, Kristina Tsimanuskaia recibió a tiempo la protección de la policía japonesa y ya tiene el visado humanitario que le permite estar en territorio seguro, en Varsovia, donde espera reunirse con su pareja dentro de pocos días.

Dejá tu comentario