Deportes | Copa América | Brasil | conmebol

Funcionarios de Brasil ponen en duda Copa América en el país

Funcionarios del gobierno de Bolsonaro exigieron dos condiciones para la Copa América: que todos los planteles estén vacunados y que los juegos sean sin público

El jefe de Gabinete del gobierno de Jair Bolsonaro declaró el pasado lunes que todavía no está confirmada la realización de la Copa América en Brasil, pese a que la Conmebol anunció al país sudamericano como sede en sustitución de Argentina. Las dudas de las autoridades se acrecentaron cuando el presidente de Brasil dispuso prohibir el ingreso de extranjeros por tiempo indeterminado, sin confirmar si los planteles de los seleccionados quedarían exentos de la medida gubernamental.

"Todavía no hay nada definitivo, quiero dejar esto de forma bien clara. Estamos en medio del proceso. Pero no vamos a rehuir la demanda, en caso de que sea posible atenderla", declaró Luis Eduardo Ramos, jefe del Gabinete de gobierno de Jair Bolsonaro.

"En caso de que se realice en Brasil, el evento no tendrá público”. El jefe de Gabinete explicó que el gobierno brasileño puso varias condiciones a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) para la realización del torneo, entre ellos, que no haya público en los estadios y que todos los miembros de las delegaciones sean vacunados Las sedes serán responsabilidad de la CBF. De acuerdo con la elección de las sedes, ellos consultarán con los estados", declaró el ministro. "Mañana (martes) tendremos una posición final", agregó.

Luego de las declaraciones de Luis Eduardo Ramos, el secretario nacional de Deportes de Brasil, Marcelo Magalhães, dijo que si se confirma Brasil como sede de la competencia, el gobierno federal "simplemente dará toda la estructura para el ingreso de estos equipos al país".

La polémica surge luego que la Conmebol informó el pasado lunes que, finalmente, Argentina no será la sede de la Copa América 2021, debido "a la situación epidemiológica" que atraviesa el país. Tras el anuncio, confirmó que el torneo se realizaría en Brasil y le agradeció al presidente Jair Bolsonaro por abrir las puertas a la competencia, que se disputará del 13 de junio al 10 de julio.

El anuncio de la Conmebol desató una oleada de críticas en la población brasileña dada la falta de responsabilidad de Bolsonaro al autorizar el evento, siendo Brasil el segundo del mundo con más muertos por coronavirus (462.000) y que teme la llegada de una tercera ola en las próximas semanas.

Dejá tu comentario