Trends | vacuna | COVID-19 |

¿Qué se sabe de la vacuna Abdala de Cuba?

La vacuna cubana Abdala muestra una eficacia del 92,28% contra la covid-19 tras la aplicación de tres dosis y la Soberana 02 alcanza el 62% con dos inyecciones

La vacuna cubana Abdala ha mostrado una eficacia del 92,28% contra la covid-19 tras la aplicación de tres dosis, con lo cual se dice que Cuba está a un paso de lograr la primera vacuna latinoamericana contra la covid-19, con niveles de eficacia similares a las desarrolladas por Pfizer o Moderna y superiores a los de AstraZeneca o Sputnik V.

Estos supuestos han sido publicados tras los primeros resultados obtenidos de la tercera fase de pruebas de Abdala y Soberana 02, dos de las candidatas producidas por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) y el Instituto Finlay de Vacunas (IFV), respectivamente.

El CIGB informó de que Abdala ha mostrado una efectividad del 92,28% después de aplicar tres dosis a un grupo de más de 48.000 voluntarios, mientras que la protección de Soberana 02, también cubana, es del 62%, con dos inyecciones, pero aún se esperan los resultados del tercer pinchazo, que debe incrementar su eficacia, indicó el IFV.

José Moya, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Cuba, afirmó que en los próximos días la autoridad reguladora cubana, el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED), debe aprobar su uso de emergencia, con lo que Abdala y posteriormente Soberana 02 podrán aplicarse en la isla a gran escala, algo que ya ha empezado como un “estudio de intervención en poblaciones y territorios de mayor riesgo” paralelo a la fase 3 de ensayos.

Con la aprobación del CECMED, seguramente en una semana, Cuba podría empezar a diseñar un plan de exportación de vacunas, incluso antes de que la OMS le dé el visto bueno. “Los países tienen autonomía para hacer acuerdos bilaterales. Si hay un país interesado en adquirir las vacunas cubanas, la OPS y la OMS no participan porque esos son acuerdos directos”, señala Moya, que lleva dos años trabajando en la isla y conoce bien el trabajo de los científicos cubanos.

Dejá tu comentario