Trends | Tailandia | elefantes | casa

Elefante se roba una bolsa de arroz de cocina en Tailandia

Un video que se hizo viral en Tailandia muestra el momento en el que un elefante irrumpe en una cocina en Tailandia para llevarse una bolsa de arroz.

Cuando el hambre ataca no hay nadie que lo detenga. Tal fue el caso de este elefante que se hizo viral en las redes sociales esta semana, luego de romper la pared de una casa en Tailandia para robarse un saco de arroz.

Lo más curioso del caso es que el elefante parece tener "antecedentes" por robo de arroz en Tailandia, pues los vecinos de la aldea donde apareció manifiestan que lo ha hecho en varias ocasiones.

La habitante de dicha localidad, Ratchadawan Puengprasopporn, aseguró que su familia se encontraba dormida en casa cuando escuchó ruidos en la cocina. Tras levantarse para ver lo que ocurría, se percató de que el elefante estaba metido en la cocina devorando una bolsa de arroz.

Embed

En un video viralizado a través de las redes sociales, se observa cómo el elefante usa su enorme trompa para jalar la comida, mientras derriba algunos utensilios de cocina.

Para evitar nuevos ataques de este astuto asaltante, las autoridades locales les pidieron a los vecinos quitar los alimentos salados del lugar, pues el elefante podría estar atraído por el olor de este mineral.

Más allá del curioso incidente, los residentes del hogar tendrán que reparar la pared con sus propios recursos, cuyo costo se ubica en torno a los 50 mil bahts, alrededor de 1.600 dólares. Sin embargo, la principal preocupación de la mujer es que este u otros elefantes puedan volver a atacar.

Tailandia cuenta con alrededor de 2.000 elefantes asiáticos viviendo en la naturaleza. Sin embargo, conflictos como el ocurrido en esta casa son comunes, especialmente en las entradas de las aldeas.

El agente conservacionista Supanya Chengsutha aseveró que el olor a comida no es necesariamente un factor que pudo haber atraído al elefante, pues existe abundancia de alimentos para él en la naturaleza. Por ello, el funcionario se inclina por pensar en un cambio en el hábito de alimentación de los elefantes de la región, justamente por el contacto con humanos.

"A ellos les comenzó a gustar la comida que las personas comen y quizás eso cambió sus hábitos de consumo", concluyó Chengsutha.

Dejá tu comentario