Trends | serpiente | India | Kishore Badra

Campesino mató a mordiscos a serpiente que lo atacó en India

El campesino, identificado como Kishore Badra, afirmó que no necesitó de ir a un médico para recuperarse de la mordida de la serpiente venenosa.

Un habitante de una zona rural del distrito de Jajpur, en el estado de Odisha, en India, asegura haber matado a mordiscos a una serpiente venenosa como venganza, luego de que esta lo mordiera en una pierna.

El hecho fue reseñado por los medios locales, quienes detallaron que Kishore Badra, de 45 años, regresaba de trabajar del campo, cuando de repente sintió un dolor en una pierna y vio que fue atacado por una serpiente.

De inmediato, Kishore Badra logró capturarla y reaccionó mordiéndola en varias ocasiones, hasta matarla.

"Algo me mordió en la pierna mientras regresaba a pie anoche. Encendí mi linterna y descubrí que era una serpiente venenosa krait. Para vengarme, tomé a la serpiente en mis manos y la mordí repetidamente, matándola en el acto", comentó el hombre.

Minutos después, Badra regresó a su casa y le enseñó el cuerpo moribundo de la serpiente a su esposa y amigos.

Varios de sus vecinos le sugirieron que fuera a visitar a un médico, pero en lugar de ello, el campesino eligió visitar a un curandero tradicional, quien según él le curó sus heridas.

Embed

Por suerte, Badra no sufrió ningún problema de salud tras la mordedura de la serpiente.

Usuarios de las redes sociales se mostraron impactados por la noticia, destacando la frialdad con la que el campesino enfrentó semejante momento.

“Estoy asombrado por lo que hizo el sujeto. Se nota que es un tipo rudo”, manifestó un usuario de la red social Twitter.

Las serpientes venenosas de tipo krait habitan en el sur y el sudeste de Asia, normalmente miden entre 1 y 1,5 metros de largo, aunque algunos ejemplares pueden llegar a superar los 2 metros.

También conocidas como búngaros, estas serpientes contienen un potente veneno neurotóxico y sus mordeduras pueden ser mortales en caso de no ser tratadas.

Dejá tu comentario