Trends | Resfriado | agua | gripe

Estos son los mejores remedios caseros contra el resfriado

Cuando los medicamentos no nos ayudan mucho con un resfriado, es mejor optar por remedios caseros que conseguirán mitigar los síntomas de una forma natural

Si decidimos tomar antibiótico durante un resfriado o gripe no curaremos la infección ni nos sentiremos mejor, y además podemos contribuir a la resistencia a los antibióticos. Por ello, te presentamos los 10 mejores remedios caseros contra el resfriado.

  • Ajo, un antiséptico natural: Dos tazas de infusión de ajo al día, reforzarán tu sistema inmunológico, te ayudarán a calmar la tos, despejar los bronquios y descongestionar y así superar la gripe.
  • Vapores para expulsar la mucosidad: Las inhalaciones con vapor de eucalipto despejan tus vías respiratorias y alivian la irritación de la garganta, además son un excelente expectorante.
  • Jengibre para aliviar síntomas: El jengibre tiene propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antibióticas que ayudan a combatir los resfriados, gripes y tos.
  • Baños con eucalipto para el dolor muscular: Para aliviar los dolores musculares te ayudará un baño de agua caliente con unas gotas de aceites esenciales de eucalipto.
  • Gárgaras para el dolor de garganta: Si tienes la garganta irritada, puede ayudarte hacer gárgaras de infusiones de plantas antisépticas, como salvia, manzanilla, limón, menta y tomillo, escoge cualquiera de ellas y añádele vinagre de sidra o miel.
  • Agua con sal para limpiar la nariz: En una taza de agua tibia añade un cuarto de cucharadita de sal marina sin yodo y un cuarto de cucharadita de bicarbonato. Vierte un par de gotas en cada fosa nasal, luego inclínate hacia adelante para que escurra un poco y suena tu nariz suavemente.
  • Una sopa caliente para sentirte mejor: Una sopa de pollo te hace sentir mejor porque reduce la congestión y lubrica la garganta, aliviando la irritación. Además, contiene compuestos químicos semejantes a los antigripales, que ayudan a sanar de la gripe más rápido.
  • Infusión de limón y miel para calmar la garganta: El agua tibia con limón y miel alivia tanto la infección de garganta, como la irritación y el picor que produce la tos. Solo tienes que calentar agua, añadirle el zumo de medio limón, unas cucharaditas de miel pura de abeja y beber a pequeños sorbos durante el día.
  • Cebolla para la tos: La cebolla exhala vapores intensos que ayudan al paciente con la tos, con tan sólo respirarlos. Gracias a esto, se dispone de un analgésico natural para la garganta, que calma la irritación, hidrata las mucosas y permite a los que tosen, respirar mejor.
  • Aumentar el consumo de alimentos con Vitamina C: La vitamina C fortalece el sistema inmunológico, ayuda al cuerpo a combatir la gripe y a evitar complicaciones, como la pulmonía. La naranja, mandarina, kiwi, pimientos, brócoli, coliflor y espinacas son ricos en vitamina C.

Dejá tu comentario