Trends | Quino | muerte |

A los 88 años muere "Quino", creador de Mafalda

Este miércoles se confirmó la muerte del legendario caricaturista de Mafalda, Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido como Quino.

A los 88 años murió Joaquín Salvador Lavado Tejón, el historietista argentino conocido como Quino y creador del popular personaje Mafalda.

La lamentable noticia fue dada a conocer por su editor, Daniel Divinsky, uno de los socio fundadores de Ediciones La Flor, principal casa editorial que ha publicado la histórica historieta.

“Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo, lo llorará”, dijo Daniel.

De acuerdo con Clarín, la muerte se gatilló luego que “Quino” sufriera por un accidente cerebrovascular durante la semana pasada, razón por la que se encontraba bajo observación médica.

Joaquín Salvador Lavado Tejón es hijo de españoles y poseedor de galardones como el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y la Medalla de la Orden y las Letras de Francia.

Quino se hizo conocido por su personaje más popular entre los años 1964 y 1973, aunque las historias de Mafalda, la icónica niña se han replicado en todo el mundo, incluso en la actualidad.

A mí no me grite (1974), Bien, gracias, ¿y usted? (1976), Hombres de bolsillo (1977), Ni arte ni parte (1981), Quinoterapia (1985) y Potentes, prepotentes e impotentes (1989), entre otras publicaciones, también figuran como parte de su vasta bibliografía, abundante en recopilaciones de Mafalda y del trabajo que cultivó en los años 70 y 80.

https://twitter.com/Ed_delaFlor/status/1311320538543947784

En vida, “Quino” recibió múltiples homenajes como la Orden Oficial de la Legión de Honor del gobierno francés; el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades; la Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda (otorgada por Michelle Bachelet en 2015) y el Premio Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos, entre otros.

En una entrevista con el medio Página12 en 2004, “Quino” explicó de qué tratan sus tiras cómicas y por qué sigue dibujando. "De la relación entre los débiles y los poderosos. Eso siempre me ha obsesionado. Esa sensación de impotencia que tienen los pobres frente a los ricos, de los mandados frente a los amos, no sé, a veces pienso que debería dejar de dibujar por un tiempo, para no vivir la angustia o el miedo a repetirme. Pero cuando pienso en que voy a abrir el periódico y no van a estar mis dibujos, me da más angustia y sigo dibujando. Es como ese jefe de estación que se jubila, pero vuelve todos los días para ver si los trenes pasan a horario. No me puedo imaginar esperando pasar los trenes. Además, en mi oficio no hay trenes"

Temas

Dejá tu comentario