Trends | Imanes | Terapia | Organismo

Terapia con imanes ¿En verdad sirve para aliviar dolores?

Es interesante que sepas que la terapia con imanes también recibe el nombre de biomagnetismo y hasta ahora no es reconocida por ninguna federación médica

La terapia con imanes no es una novedad ni mucho menos. La conocida rama de medicina alternativa ya es de vieja data. Solo que en tiempos recientes se ha vuelto a colocar en la palestra de la opinión pública, sobre todo porque sus defensores han llegado a afirmar que a través de los imanes se pueden transformar el PH del organismo humano y por tanto combatir exitosamente desde la dolencia más sencilla hasta el coronavirus covid-19, afirmación que ha causado malestar entre los médicos tradicionalistas.

Esta terapia consiste en pasar por el cuerpo diferentes imanes para, supuestamente, detectar anomalías o problemas en el organismo. Una vez detectados los fallos o las debilidades, el especialista coloca durante 15 o 20 minutos uno o varios imanes sobre la zona dañada para corregir la anomalía y restaurar la buena salud de esa zona concreta.

Embed

Según los defensores de este tipo de terapia alternativa, nuestro organismo está regulado por diferentes impulsos magnéticos, por corrientes de polaridad positiva y negativa parecidas a las de la pila del mando a distancia. Según esto, cuando nuestros circuitos energéticos se descompensan, nuestras defensas bajan y nuestro organismo se convierte en el blanco fácil del ataque de los virus y bacterias que causan las enfermedades.

Utilizando los imanes, el terapeuta corrige los supuestos defectos energéticos, combate los efectos de los microorganismos dañinos y vuelve a colocar nuestro nivel defensivo a un nivel aceptable. Al menos esto es lo que afirman los defensores de la terapia con imanes, unos fans de este tipo de terapias naturales que, además, insisten en la inocuidad de su método y en la ausencia de efectos secundarios negativos.

Embed

Sin embargo, aún este tipo de terapia alternativa no ha recibido ningún aval de la medicina que lo certifique como tratamiento médico y eso es algo que tiene que tener muy en cuenta la persona que desea incursionar en este campo. Aún así, sus partidarios dicen que la terapia con imanes puede sanar desde males físicos como dolor de las fracturas de huesos, los esguinces de ligamentos, afecciones cardiovasculares, el sistema inmunitario, hasta dolencias emocionales como el insomnio, la ansiedad, nerviosismo, ira y ataques de pánico.

Dejá tu comentario