Trends | Hábitos | personas | higiene

Diez hábitos de higiene fundamentales para las personas

Los hábitos de higiene para las personas incluyen la salud física y la salud mental y te explicamos por qué

La práctica de buenos hábitos de higiene para las personas que apunta hacia el bienestar integral del ser humano, incluye hábitos de higiene corporal y hábitos de higiene mental, ya que el adecuado funcionamiento de este binomio es lo que realmente garantiza nuestra calidad de vida. Te presentamos los más importantes en ambas categorías.

  • Una ducha diaria: porque está comprobado que a través del baño removemos no solo la suciedad, sino también la transpiración y el componente graso propio de la piel, que se acumula tapando los poros y dificultando la liberación de toxinas. Además, el baño es el momento ideal para el surgimiento de nuevas ideas y nos ayuda a descargar las tensiones acumuladas, facilitando la relajación, la meditación y el sueño.
  • Cuidado de dientes y encías: la recomendación es que el cepillado se haga luego de cada comida, acompañado del uso del hilo dental para una limpieza a mayor profundidad, y finalmente un buen enjuague bucal para evitar el mal aliento.
  • El lavado de manos: lavarse las manos adecuadamente es la primera línea de defensa contra la propagación de muchas enfermedades, desde un resfriado común hasta enfermedades más graves como la neumonía, ya que reduce hasta un 23% la transmisión de enfermedades respiratorias.
  • Higiene ocular: Debemos tomar conciencia de evitar tocar nuestros ojos con las manos sucias, vigilar la iluminación y la distancia a la que vemos la computadora o la T.V. y aprender a relajar la vista por medio de masajes y técnicas para bajar la tensión.
  • Otros hábitos importantes del cuidado personal: incluye cortarse las uñas adecuadamente, lavarse el cabello con frecuencia, secar bien los pies, limpiar la cara, oídos y nariz, así como llevar una alimentación saludable, son otros hábitos de higiene para las personas que no debemos olvidar.
  • Potenciar la autoconfianza: cultivando la autoconfianza nos vamos librando de ansiedades, nos valoramos positivamente y desde el amor propio tendremos la clave para cultivar la salud emocional.
  • Gestionar las emociones: reconocer y manifestar lo que sentimos y observar cómo reaccionamos ante las situaciones cotidianas es una herramienta útil para tomar decisiones difíciles, cerrando el paso a la ansiedad y la depresión.
  • Pensar en positivo: tal vez sea el mejor hábito de las personas, ya que mantiene un buen estado de ánimo y facilita los procesos creativos.
  • Dormir bien: porque el cuerpo y la mente requieren descanso para regenerarse, es preciso evitar el hábito de irse a la cama demasiado tarde, sea por obligaciones de trabajo o por malas prácticas que les impiden conciliar el sueño, como por ejemplo, el uso excesivo de dispositivos electrónicos.
  • Dedica tiempo a la introspección: Un excelente hábito es tomar unos minutos cada día para identificar lo aprendido y mantenernos motivados a seguir trabajando para construir nuestra mejor versión.

Dejá tu comentario