Criptomonedas Criptomonedas | Valencia | estafa

Detienen en Valencia a grupo que estafó 2,5 millones de euros en criptomonedas

En la operación BITDROP cayó un grupo que desde Valencia, España, empleó un esquema ponzi para robar millones en criptomonedas

“BITDROP” es el nombre de la operación ejecutada por la Guardia Civil Española para detener en Valencia al que ha sido calificado como "uno de los mayores estafadores con falsas inversiones en criptomonedas a nivel europeo", el cual operaba desde Valencia y ahora deberá enfrentarse a la imputación de 7 delitos de estafa y de blanqueo de capitales.

La operación “BITDROP” había comenzado en agosto de 2021 gracias a información suministrada por agentes de seguridad privada a los agentes de la Guardia Civil, quienes de inmediato abrieron una severa investigación hasta dar con una red internacional de estafa, entre cuyas víctimas hay personas de España, Luxemburgo, Suiza y Portugal.

El detenido, de nacionalidad portuguesa, había creado una falsa plataforma de inversiones en criptomonedas en una página web, la cual era promocionada mediante foros, programas de radio, eventos deportivos y hasta eventos benéficos. Dicha plataforma ofrecía una rentabilidad mínima del 2,5% semanal a los inversores, dependiendo por supuesto de la cantidad que estos aportaban.

A su vez, estos inversores se encargaban de atraer a nuevos inversores, en lo que se conoce como una vieja forma de estafa que se conoce con el nombre de "esquema ponzi" que ahora se ha adaptado también al mundo de los criptoactivos y que claramente sigue teniendo como objetivo lograr robar grandes cantidades de dinero.

La forma de funcionamiento de dicho esquems es convencer a los inversores de la alta rentabilidad de 2,5% semanal cuando en realidad el dinero que va ganando cada inversor proviene del dinero aportado por los nuevos inversores que se van incorporando. A su vez, los primeros inversores no reclaman de inmediato el dinero invertido porque creen que pueden seguir obteniendo beneficios de ese capital, cuando en realidad es el estafador el que se va quedando con las inversiones.

Las inversiones realizadas por las víctimas eran utilizadas por el detenido para llevar un elevado nivel de vida comprando vehículos de alta gama, viajes o comidas. Hasta ahora, se han intervenido 7 vehículos de alta gama, dispositivos electrónicos y diversa documentación del arrestado, entre los que había diversos USB que eran monederos de criptomonedas y el total del patrimonio bloqueado asciende a más de dos millones y medio de euros.

Dejá tu comentario