Aristóteles | amigos | Tiempo

Consejos de Aristóteles para encontrar buenos amigos

El filósofo Aristóteles analizó los tipos de amistad y cómo se pueden alimentar cada una de ellas según los objetivos de cada uno de los involucrados.

Los vínculos afectivos han cobrado especial relevancia en los últimos tiempos, en especial en momentos de pandemia, donde cuidarse unos a otros se ha convertido en una cuestión de vida o muerte.

Y es que contar con el apoyo de familiares y, sobre todo, buenos amigos, es fundamental para desarrollar una vida exitosa. Sobre todo con los amigos, con quienes podemos divertirnos y aconsejarnos mutuamente cuando se atraviesa por momentos difíciles.

Sin embargo, existen momentos en los que se puede elegir una mala amistad, dependiendo del momento que se esté atravesando o la etapa de la vida que se esté transcurriendo.

Esto ha sido objeto de preocupación de la filosofía, en especial de uno de los principales filósofos de la historia, Aristóteles, quien analizó cómo es la forma en la que surge y los motivos por los que se afianza una amistad.

De esta manera, Aristóteles identificó tres tipos de amisad: por interés, por placer y la amistad perfecta.

La amistad por interés ocurre cuando ambos comparten una razón instrumental y obtienen un beneficio recíproco de la amistad. La amistad por placer ocurre cuando compartes con personas con las que, simplemente, la pasas bien pero no existe intimidad compartida.

Con respecto a la amistad perfecta, Aristóteles afirmó que se trata de la que más permanece en el tiempo y nace del valor que le otorgamos a las virtudes del otro, lo que nos invita a estar cerca. Es esta clase de amigos la que puede categorizarse como de amigos para siempre.

Conocer los tipos de amistad permite actuar en consecuencia y saber fortalecer los vínculos con unos u otros amigos según el tipo de amistad que los una, algo que va a depender esencialmente de la reflexión personal que se haga sobre lo que te une a esas personas en la actualidad.

Lo mejor de las amistades, según la perspectiva aristotélica, ocurre cuando surgen de forma fortuita, maduran, se adaptan y se reconfiguran con el pasar del tiempo a partir de las circunstancias de cada amigo, pese a que no todas las amistades pueden ser mantenidas a lo largo del tiempo.

Dejá tu comentario