Tecno | Apple | Iphone 13 | Dispositivos

Crisis de chips golpea a Apple, 10 millones menos de iPhones este año

Crisis de chips obliga a Apple a recortar la producción del iPhone 13 en una significativa cantidad de 10 millones

A comienzos del año 2021, Apple anunció con mucho entusiasmo el lanzamiento de nuevos y mejores dispositivos para la temporada, buscando satisfacer la creciente demanda y las exigencias de mejoras tecnológicas por parte de los consumidores de sus productos. En ese panorama se vislumbraba la producción de aproximadamente 90 millones del nuevo iPhone 13 en el primer trimestre de 2021, pero lamentablemente han surgido imprevistos que pudieran ocasionar que Apple finalmente no pueda alcanzar la totalidad de sus metas programadas, ya que empresas que les suministran tradicionalmente algunos componentes para su producción, están enfrentado problemas de escasez, como es el caso de Texas Instruments y Broadcom.

Como se conoce, la empresa Texas Instruments ha sido la que frecuentemente ha suministrado a Apple los componentes que se usan en las pantallas de los iPhone 13, específicamente, las de los nuevos paneles OLED de los modelos Pro, mientras que Broadcom lleva muchos años colaborando con Apple a través del suministro de ciertos componentes inalámbricos. Razón por la cual, no solo se está viendo afectada la producción de los iPhone 13, sino otros productos de Apple como los Apple Watch Series 7".

Apple ha declarado que está haciendo los máximos esfuerzos por subsanar el problema de la escasez de suministros para sus dispositivos, pero que sin duda esto traerá consecuencias en el tiempo que tardarán los clientes potenciales en recibir los últimos productos que han solicitado, por lo cual se está conformando una especie de lista de pedidos con plazos de espera, que avisa a los compradores que pueden tardar hasta más de un mes en recibir lo que hayan solicitado.

La situación parece haberse agravado porque Broadcom y Texas Instruments dependen en gran medida de fabricantes como TSMC, que es donde parece estar la raíz del problema y sus dificultades para resolverlo en el corto plazo. Según datos de Susquehanna Financial Group, los tiempos de espera de producción de semiconductores aumentaron a una media de 21,7 semanas el pasado mes de septiembre, es decir, más de cinco meses que condenan la producción y distribución de todo tipo de productos de electrónica, con las consecuencias que conocemos, no solo para Apple, sino para otras empresas fabricantes de dispositivos que dependen de los componentes que tanto están tardando en llegar.

Dejá tu comentario