Trends | Perros | Humanos | Idioma

¿Pueden los perros distinguir el idioma de los humanos?

En un estudio publicado recientemente se ha demostrado por primera vez que los perros pueden distinguir un idioma con el que no están familiarizados.

Laura Cuaya, investigadora y neurocientífica mexicana viajó en una ocasión a Hungría para realizar su trabajo post-doctoral en el Laboratorio de Neuroetología de la Comunicación del Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd. En ese viaje le acompañó su perro Kun-Kun, quien no había escuchado nunca un idioma que no fuera el español. La investigadora se preguntaba cómo se sentiría su perro al escuchar a los humanos hablaren otros idiomas como inglés o húngaro. Se lo planteó a sus colegas de ambos países y juntos decidieron llevar a cabo una investigación, en la que participarían 18 perros en total, incluyendo a Kun-kun. Y los resultados son de lo más emocionantes; ya que, por primera vez, se ha demostrado que un cerebro no humano puede distinguir entre distintos idiomas.

En el estudio participaron 18 perros de diferentes edades, entrenados previamente para quedarse quietos mientras se les realizaba un escáner cerebral. Todos ellos habían escuchado a lo largo de su vida un solo idioma. O español o húngaro.

El experimento constó de tres partes. En la primera se escanearía la actividad cerebral de los perros mientras se les leía un fragmento en español de El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Después, se haría lo mismo, pero con un fragmento en húngaro. Y, para terminar, se mezclarían digitalmente ambos idiomas para obtener frases ininteligibles.

El primer dato interesante que arrojó la investigación fue que los perros pudieron diferenciar el lenguaje de lo que no lo es. Es decir, la actividad en su corteza auditiva primaria era diferente cuando escuchaban lenguaje real, ya fuese español o húngaro, a cuando escuchaban frases inventadas.

Además, distinguían los idiomas, aunque para ello había que centrarse en su corteza auditiva secundaria. Ahí, se veía que los perros prestaban más atención a las palabras emitidas en un idioma conocido. Este efecto era más tangible cuanto mayor era la edad del animal, por lo que se deduce que a lo largo del tiempo que pasan viviendo con sus amigos humanos su cerebro va recopilando vocablos y se adapta al idioma en el que estos suelen hablar.

Dejá tu comentario