Trends | perrita | familia |

Perrita perdida hace 11 años se reencuentra con su familia

La perrita Crumpet, una Jack Rusell de 11 años, fue encontrada por un veterinario quien constató algunos indicios de maltrato.

Perder una mascota puede ser una experiencia dolorosa para cualquier persona, más cuando con el pasar del tiempo esta más nunca aparece, dejando a los dueños sin esperanzas. Pero ese no fue el caso de Crumpet, una perrita cuya historia se hizo viral esta semana al reencontrarse con su familia tras once años de desaparecida.

Crumpet, una Jack Rusell que vivió con la inglesa Sarah Covell y su familia cuando era cachorrita. En el momento de su desaparición, la mascota jugaba en el jardín con otro perrito, pero inesperadamente desapareció.

Sarah buscó a Crumpet, quien tenía solo tres meses de haber sido adptada, por toda la casa sin éxito. Pegaron carteles e hicieron publicaciones sobre la pérdida de cumpret, ofreciendo 300 libras por su paradero. También rastrearon su chip, pero no obtuvieron resultados.

Embed

Meses después, los dueños de Crumpet se resignaron y finalizaron la búsqueda de su perrita, pero este 12 de junio recibieron una llamada inesperada del veterinario, quien les informó que al parecer habían encontrado a su perrita cerca de un campo de golf.

La familia no creyó en la versión del veterinario, pero acudieron al lugar a ver si se trataba de su mascota.

"Ni siquiera sabíamos si la reconoceríamos, sabiendo que habían pasado 11 años. Obviamente, tan pronto como la vimos cuando llegamos nosotros, allí estaba moviéndose y moviendo la cola. Dijimos '¡Oh, sí! ¡Definitivamente es ella!', pero claramente se ve muy diferente a cuando era una cachorrita", afirmó Sarah a medios locales.

Embed

Luego de una exhaustiva revisión médica, se percataron de que la perrita ya había tenido cachorros y que, al parecer, alguien la había adoptado cuando desapareció, pero que ahora que es una adulta decidieron abandonarla.

Crumpet presentaba una grave infección en los oídos y, luego de operarla, descubrieron que está sorda. "Creo que ha sido descuidada, es un crimen que le hayan dejado las orejas así porque eso se resuelve fácilmente. Ahora tendrá que tomar remedios por el resto de su vida", concluyó el veterinario.

Dejá tu comentario