Show | Los Ángeles | The Donut King |

En Los Ángeles las donas tienen su propio "Donut King"

Ted Ngoy mejor conocido como "The Donut King" implementó en los 70 las famosas cajas rosadas que ahora son tradición en los negocios de donas de Los Ángeles

La práctica nació en California. Todas los donuts de la costa oeste de Estados Unidos, sobretodo en Los Ángeles, se reparten en cajas rosadas. El creador de esto fue Ted Ngoy (The Donut King), un expatriado camboyano que utilizó este tipo de cajas como característico de su tienda que tiempo después fue imitado, como dice la serie de YouTube Great Big Story.

Ngoy llegó a Estados Unidos en los 70. Tras abrir su primer local de donuts, usó cajas rosadas para entregar sus productos. Con el tiempo su marca crecía, convirtiéndose en dueño de decenas de tiendas patrocinando a otros refugiados quienes empezaron a imitarlo hasta convertir la caja rosa una tradición de Los Ángeles.

Embed

Actualmente, Mayly Tao, la 'gobernante' de Doughnut Princess of L.A (princesa Donut de Los Ángeles) mantiene con vida el legado que formó su tío abuelo, el reconocido Donut King, pero con su propia fórmula que le da un toque más moderno al negocio que formaron sus padres.

"Cuando llegamos a Los Ángeles, mis padres tuvieron un local de donuts por 26 años", dice Heang 'Hank' Khauo, dueño de Donut Island. "Utilizamos las cajas rosas. En la colectividad asiática, el rojo es un tono de la fortuna, por lo que, el uso de la caja rosa, no es coincidencia".

El director de Evergreen Packaging, un negocio que fabrica cajas, Len Bell, dice que la caja rosa es abrumadoramente la favorita en lo negocios de donuts. Puede aseverar esto ya que su taller fabrica entre 12 y 15 millones de cajas de donuts cada año.

Pero como las cosas tienen que evolucionar en algún momento, los actuales propietarios de las tiendas de donuts le están dando un giro a las tradiciones. Así, Mayly no hace las mismas donuts que sus competidores, tienen un agregado personal: las cajas tenían que mostrar la diferencia de otras marcas, tanto como lo hacía el producto.

Dejá tu comentario