Estudio | Cerebro | Cuerpo

Estudio apunta que zonas frías generan personas más altas

La revista Nature Communications explicó en su estudio las razones por las que el frío tiende a expandir el tamaño del cuerpo humano, a diferencia del calor.

La altura representa no solo un tema de preocupación para muchos por su atractivo estético y su cuerpo, sino un factor que podría estar vinculado a factores climáticos.

Así lo apuntó un estudio publicado esta semana por la revista Nature Communications, quien detalló que el tamaño corporal promedio de los humanos ha fluctuado de forma significativa durante el último millón de años y podría estar vinculado directamente con la temperatura.

Los autores del estudio detallan que los climas más fríos y severos reportaron evoluciones de cuerpos más grandes, mientras que los climas más cálidos produjeron cuerpos más pequeños. De igual manera, el tamaño del cerebro cambió de manera significativa, pero no evolucionó al mismo tiempo que el tamaño del cuerpo.

Para la investigación, los científicos recopilaron las medidas de los cuerpos y cerebros de más de 300 fósiles de género Homo en todo el mundo. La especie humana, el Homo sapiens, surgió hace unos 300.000 años en África, pero el género Homo existe desde hace mucho más tiempo e incluye a los neandertales y otras especies extintas relacionadas, como Homo habilis y Homo erectus.

Tras recopilar los datos de los fósiles con una reconstrucción de los climas de diferentes regiones durante el último millón de años, se logró identificar el clima que padeció cada uno de esos seres humanos en vida.

El estudio reveló que el tamaño corporal actuaba como un amortiguador de temperatura en los climas fríos, ya que el cuerpo pierde menos calor cuando su masa es grande. Por tanto, el cuerpo no necesitaría expandirse en climas cálidos.

Clima e inteligencia

Otro de los objetos de estudio fue la tendencia entre el aumento del tamaño del cuerpo y del cerebro. En comparación con otras especies, como el Homo habilis, los humanos son 50% más pesados y los cerebros son tres veces más grandes.

"Nuestro estudio indica que el clima, en particular la temperatura, ha sido el principal impulsor de los cambios en el tamaño corporal durante los últimos millones de años", aseveró Andrea Manica, profesora de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y autora principal del estudio. "Algo similar se observa en la actualidad, pues quienes viven en regiones frías tienden a ser más altos", agregó Manica.

La investigación también evaluó el efecto de los factores ambientales sobre el tamaño del cerebro en el género Homo, aunque las correlaciones fueron generalmente débiles.

El tamaño del cerebro tendía a ser mayor cuando el Homo vivía en hábitats con menos vegetación, pero también en áreas ecológicamente más estables. En combinación con datos arqueológicos, los resultados sugieren que las personas que vivían en esos hábitats cazaban animales grandes como alimento, una tarea compleja que podría haber impulsado la evolución de cerebros más grandes.

Dejá tu comentario