Criptomonedas criptomoneda | Estados Unidos | Coinbase

Se vuelve millonario al invertir $20 dólares en criptomoneda

El joven de Georgia, Estados Unidos, denunció que la plataforma se niega a pagarle la millonaria suma de la criptomoneda que aparece en su cartara digital.

Un hombre residente de la localidad de Manchester, en el estado de Georgia, Estados Unidos, se convirtió en noticia esta semana cuando invirtió 20 dólares en la criptomoneda Rocket Bunny, para darse cuenta al día siguiente que su inversión iba a valer más de 1,4 billones de dólares.

Se trata de Christopher Williamson, quien difundió parte de lo ocurrido en la red social Twitter, cuando vió que su cartera digital tenía más de un billón de dólares en la criptomoneda rocket bunny.

Aún sin poderlo creer, Williamson trató de vender todas las monedas, pero ya no le aparecía al mismo precio cuando intentaba mover el dinero a otra cartera digital. Confundido, entró en contacto con los representantes de Coinbase en Estados Unidos, la popular plataforma de compraventa de criptomonedas que ya había utilizado, para aclarar lo sucedido y preguntarles cuáles eran los pasos a seguir para retirar el dinero que aparecía en pantalla en su totalidad.

Embed

"Voy a necesitar que alguien me explique qué diablos está pasando y me envíe un cheque. Tengo un megayate con forma de pingüino esperándome", escribió Williamson en un tuit dirigido tanto a la cuenta oficial de Coinbase como a la de Rocket Bunny en Estados Unidos.

De acuerdo con el canal Fox 5 Atlanta, en un correo enviado después a Coinbase el joven aseguró al equió de la plataforma que si se decidían a pagarle, los invitaría a todos a una fiesta en su megayate, que esperaba construir con forma de pingüino.

Pese a la solicitud, todo se quedó en un sueño, pues le respondieron desde Coinbase dos días después, señalando que se trató de un “error de visualización” que trataban de solucionar y que no reflejaba la cotización real de la criptomoneda.

Días después, la plataforma le mostró ahora que sus reservas de Rocket Bunny se habían multiplicado hasta los 173 billones de dólares, pero Williamson no tenía permitido realizar ninguna operación, ya que su cuenta quedó temporalmente congelada mientras el equipo técnico analizaba su caso.

El joven denunció que Coinbase le respondió solo cuando su historia recibió una amplia cobertura mediática y que, pese a sus intentos, no podía mover su Rocket Bunny para convertirlo en Ethereum o alguna otra moneda más estable.

"Pude mover Ethereum, pero cada vez que intento mover la criptomoneda Rocket Bunny funciona mal y no me deja hacerlo. Otra vez ninguna ayuda de Coinbase. Es como si me hubieran puesto en la lista negra", comentó Williamson a la revista Newsweek, al tiempo que denunció que no es un problema de Rocket Bunny sino de Coinbase.

Dejá tu comentario